Popular Posts

mesita auxiliar
DIY: Hacer una mesa de noche o mesa auxiliar
View Post
20160131_123337
Mis libros de viajes
View Post
To top
3 Sep

Oporto

20170815_151419

Ya iba siendo hora de desempolvar el blog y de devolverlo a la vida. Y qué mejor manera de hacerlo que con mi última escapada a Oporto.

Además, como los post de viajes son los que más me gusta hacer, me resultará más fácil volver a retomar los hábitos con el blog.

Este año, teníamos pocas opciones para ir de vacaciones. No contábamos con demasiados días y la cosa se complicaba aún más si a eso le sumamos que teníamos/queríamos viajar con mascota. Así que elegimos Oporto casi por descarte, ya que está en el extranjero pero no hay necesidad de coger avión, se puede ir en coche, cosa que facilita el viajar con perro, hay muchas cosas que ver y Lisboa nos gustó tanto el febrero pasado que nos quedaron muchas ganas de volver y seguir viendo otras ciudades de Portugal.

Así que a continuación os detallaré el recorrido de nuestros días en Oporto. Días en los que hubo alguna decepción, alguna experiencia traumática y también, alguna anécdota.

 

PRIMER DÍA

Llegamos a nuestro destino desde Madrid a las 2 pm. Durante los siguientes cinco días nos alojaríamos en Home Made Guest Studios, una casa de tres plantas rehabilitada y compuesta por 5 apartamentos muy cómodos y acogedores. Se trata de un Bed & Breakfast donde no existe servicio de recepción y en el que tienes que concertar tu llegada para que alguien te reciba. Aunque de todos modos, podéis contactar con María por teléfono ante cualquier inconveniente y ella os contestará en un perfecto español.

Aparcamos el coche en frente de nuestro alojamiento y ahí vino el momento de shock. Cuando vimos la fachada no sabíamos si reír, llorar o montarnos en el coche y deshacer las 8 horas de viaje que ya llevábamos a nuestras espaldas.

 

20170814_170419

 

Sabíamos que Oporto es una ciudad cuyo encanto reside en su estética decadente, pero cuando se trata del sitio donde te vas a alojar… lo decadente pasa de ser bonito y romántico a una pesadilla.

Finalmente, nos decidimos a entrar y, aunque por dentro seguía siendo una casa vieja, las sensaciones empezaron a cambiar a medida que íbamos explorando. Recorrimos las zonas comunes hasta subir a la última planta del edificio donde estaría nuestro mini apartamento, que sería el más pequeño de todos ya que al tratarse de un ático con terraza, el espacio se veía claramente reducido respecto al del resto de apartamentos.

 

20170814_125914

 

Y una vez allí nos gustó bastante lo que estábamos viendo. Todo estaba muy limpio y ordenado,las camas eran extra cómodas, la decoración era estilo nórdico y había una cafetera de cápsulas Dolce Gusto que me vino de perlas en numerosas ocasiones.

Este alojamiento está situado en la zona de Bonfim, a 10 minutos del centro, y cuenta con supermercados y cafeterías alrededor. Aunque en el alojamiento podéis solicitar el servicio de desayuno y os lo llevarán cada mañana a vuestra habitación o bien, a un patio monísimo que hay en las instalaciones.

 

20170817_155848

 

De todas formas, os dejo link aquí del alojamiento para que echéis un vistazo al resto de apartamentos.

Es cierto que yo lo elegí por descarte, ya que era el único disponible que me permitía alojarme con Ringo y además sin cobrarme suplemento por él. Pero después de haber estado, no me importaría repetir aunque viajara sin mi mascota. Oporto, en mi opinión, no es una ciudad demasiado dog friendly y dar con este alojamiento nos salvó la vida. Además, está genial de precio.

 

20170815_160655

 

Y después de esta explicación sobre el alojamiento, empezamos a recorrer Oporto durante el resto del día.

Eran las tres y media de la tarde de un lunes y había que ir pensando en comer algo. Como no conocíamos la zona, echamos un vistazo a los bares que había alrededor y la verdad es que no nos convencía ninguno. Anduvimos cinco minutos hasta llegar a una plaza llamada Jardim de S. Lázaro donde durante el mes de agosto se organizaba una feria de comida con puestos de carnes a la brasa, bocadillos, repostería y bebidas. Me recordó al mercado medieval de mi pueblo. Y, ¿cuándo suelo ir yo a comer a esos mercados? Nunca, y así tendría que haber seguido siendo.

El sitio se veía bonito, se escuchaba música de fondo de alguien cantando con su acordeón, rodeando una gran fuente había unas mesas muy monas donde sentarse a comer y todo parecía ir bien. Ya estábamos en Oporto sentados con nuestra comida y nuestra cerveza Super Bock gigante, las vacaciones habían comenzado.

 

20170814_135943_001

 

En ese momento, empecé a analizar el lugar y me di cuenta de cosas muy extrañas. La música venía de un altavoz de un señor mayor al que no salía la voz del cuerpo y que repetía lo mismo una y otro vez, en el sitio sólo había turistas, hombres mayores jugando a las cartas y apostando dinero (hecho que provocó algún altercado), vagabundos que hablaban solos y personas a las que adiviné que les faltaban varias piezas dentales. Estaba incómoda y no tuve más remedio que comer con los ojos de una extraña mujer clavados en mí durante todo el rato.

Y hasta ahí todo correcto. Pero cuando Ringo decidió levantar su hocico para comerse una patata que sobresalía de mi plato… TODO EL MUNDO QUE HABÍA EN EL PARQUE giró su cabeza, pararon su partida de cartas y pusieron sus ojos sobre nosotros. Yo quería salir de allí rápidamente y eso fue lo que hicimos.

Continuamos andando y a escasos metros de esa plaza empezamos a ver terrazas y bares con mejor pinta. No me sorprendió porque lo de meter la pata a la hora de comer cuando viajamos, es algo que va innato en nosotros.

Recorrimos el centro de Oporto de pasada, pasamos por la principal calle comercial de la ciudad (Rua Santa Catarina) donde se encuentra el sexto café más bonito del mundo y un sitio emblemático de la ciudad de Oporto, El Café Majestic, una lujosa cafetería de los años 20 de estilo art decó.

 

IMG_4707

 

La verdad es que no me hubiera importado entrar y tomar un café (aunque fuera a precio de oro) pero las colas en la puerta eran larguísimas y había mucho que ver como para perder el tiempo haciendo colas.

Continuamos nuestro paseo hasta la Capela das Almas, de estilo neoclásico y construida en el siglo XVIII, época de máximo esplendor del azulejo portugués.

 

20170814_15122920170815_152057

 

Y justo al lado hicimos una parada en el Mercado do Bolhao, un mercado de varias plantas distribuidas alrededor de un gran patio.

El mercado abrió sus puertas en 1914 y, aunque parezca un edificio ruinoso, es uno de los más visitados de la ciudad. En su interior encontramos puestos de carnes, pescados, embutidos, frutas y verduras, flores, artículos textiles típicos de la ciudad e incluso mesas donde degustar la gastronomía portuense.

 

IMG_470920170817_123613

 

Sin duda ha sido uno de los lugares de Oporto que más me ha gustado visitar ya que en su interior se conserva la verdadera esencia de la ciudad.

Seguimos avanzando sin rumbo por el centro de Oporto, haciendo fotos y explorando las tiendas locales que nos íbamos encontrando a nuestro paso hasta llegar a la Praça da Batalha donde se encuentra la Iglesia de San Ildefonso. En este punto se pueden conseguir muy buenas fotos al paso de los tranvías.

 

IMG_5060

 

Nos sentamos justo en frente a tomar un café y unos pasteis de nata con los que yo estaba soñando desde que volví de Lisboa a finales de febrero. Pero como la camarera decidió no atendernos, pues no tuvimos más remedio que  levantarnos e irnos (segundo epic fail gastronómico del día y no sería el último).

Deshicimos nuestro camino de vuelta al apartamento y nos sentamos en la cafetería Molete a tomarnos por fin un café y un pastel de nata. Como no podía ser de otra manera, los pasteles de nata se habían terminado :_( así que para cenar no nos arriesgamos a volver a meter la pata y decidimos hacerlo en el apartamento.

Tercer y último epic fail gastronómico del día.

Aún así, sin contar con grandes alardes decorativos, recomiendo estas cafeterías a quien vaya a visitar Oporto. El surtido de panes y bollería es muy amplio, cuentan con desayunos variados y los precios son bajos.

 

 

SEGUNDO DÍA

Nos levantamos temprano para desayunar y dar una vuelta por nuestro barrio, fotografiar algunas fachadas y echar un vistazo a los comercios de la zona, ya que el día anterior al ser festivo estaban cerrados.

 

20170817_10201220170815_10291120170815_10413520170815_11091820170815_110358

 

Decidimos bajar hasta la zona más próxima al río y de ahí, caminar hasta llegar al puente. Durante el recorrido nos topamos con unas vistas espectaculares. Cruzamos el puente sobre el Douro y exploramos el otro lado.

Después, anduvimos por la zona de la ribeira. Este paseo está plagado de bares, restaurantes, terrazas y bodegas con muchísima vida. Apenas eran las 11 de la mañana y las terrazas ya estaban llenas de gente.

Desde ahí también se cogen los barcos para dar un paseo por el río. Esto fue algo que nos quedó pendiente para una próxima visita a la ciudad.

Nuestro paseo nos llevó a otro de los sitios más emblemáticos de la ciudad y donde es obligatorio hacer una parada, la estación de trenes de San Bento.

Esta estación fue construida en el siglo IX sobre los restos de un antiguo convento y su hall está decorado con más de 20000 azulejos que retratan la historia de Portugal. La estación sigue en activo en la actualidad.

 

IMG_4769

 

Visto esto, empezamos a buscar un sitio donde sentarnos a tomar algo.

De nuevo, no dimos con el sitio más indicado y tuvimos que recurrir a algo que me da especialmente rabia cuando viajo a un sitio nuevo, ir a comer a cualquier franquicia conocida. En este caso, Hard Rock Café. Lo sé, fatal por nuestra parte, pero ya nos habíamos equivocado antes y también el día anterior, necesitábamos ir a lo seguro.

Después de la comida volvimos al apartamento a decidir qué haríamos el resto del día. Creo que aún no estábamos cómodos del todo. La mala sensación de la llegada el día anterior iba desapareciendo pero no terminábamos de hacernos con la ciudad, así que nos pusimos a buscar en internet sitios de interés alejados del centro (nos agobiaba un poco) y recordé que Sara Carbonero en su blog tenía varios post donde hablaba de Oporto y donde daba algunas recomendaciones, así que me puse a echar un vistazo a su web.

Total, que una vez recargamos pilas, cogimos el coche hasta la zona de Foz de Douro. Y la cosa fue cambiando (y también los ánimos).

Foz es un barrio completamente distinto a lo que encontramos en el centro de la ciudad. La verdad es que “respiramos” cuando llegamos allí porque caminar durante todo el día por el centro, con un perro y con las calles atestadas de turistas, nos agobió bastante.

Pues bien, poco me dio tiempo a ver porque fue llegar a Foz y encontrarme en una farmacia a Íker Casillas y Sara Carbonero (fue la anécdota del viaje). A decir verdad los vi una primera vez y me dio muchísima vergüenza pedir una foto pero al verlos por segunda vez… me armé de valor, jajajajaja.

Me quedé alucinada ya no sólo por encontrármelos sino porque hacía una hora había estado buceando en su blog en busca de sitios para visitar.

Después dimos una vuelta y pronto se hizo de noche, así que decidimos volver al día siguiente por la mañana para explorar bien el barrio.

 

TERCER DÍA

Para mí, este día fue el mejor de las mini vacaciones.

Nos volvimos a levantar temprano y pusimos, de nuevo, rumbo a Foz. Anduvimos por su paseo marítimo durante un largo rato. La pena fue que al ir con Ringo no nos estaba permitido entrar a la playa, pero no nos importó demasiado.

 

IMG_4960

 

Las playas son espectaculares y cuentan con numerosos bares y restaurantes en el mismo paseo marítimo. Además, la temperatura es muy agradable y es el sitio perfecto para tomar algo y relajarse.

Después de este paseo, nos adentramos en las calles interiores en busca de tiendas locales con encanto, restaurantes en condiciones donde, por fin, comer comida típica y cafeterías en las que más tarde tomar un café a gusto. Y tuvimos suerte.

 

20170816_115014

 

Para comer nos decidimos por el Restaurante Popular da Foz, situado en Rua da Sra. da Luz 150. Este resturante es pequeño pero con mucho encanto y apenas cuenta con cuatro mesitas en el exterior. Su cocina tradicional portuense, la amabilidad del personal y la relación calidad-precio nos hicieron irnos muy satisfechos de este lugar. Sin duda, lo recomiendo.

 

20170816_114828 20170816_133746 20170816_140606 20170816_140630

 

Y después de pasar la mañana en Foz, pusimos rumbo a Costa Nova, en Aveiro.

LLevaba días viendo muchas fotos de esta zona costera en redes sociales y estando relativamente cerca de Oporto, nos daba pena irnos sin visitarla.

Costa Nova es una zona 100% costera y turística. El turismo de playa es muy similar al que podemos encontrar en nuestras costas pero lo que llama la atención de esta zona son sus casas. Frente a la playa, encontramos una hilera de preciosas y coloridas casas que hacen las delicias de todo el que pisa Costa Nova, y más si ese alguien lleva encima una cámara de fotos. Son una verdadera maravilla.

 

20170816_170106 20170816_171152 20170816_170802 20170816_170610 20170816_170319

 

Muchas de estas casas son viviendas, otras son cafeterías y otras son tiendas de souvenirs a las que merece la pena echar un vistazo.

He de reconocer que hubiera sido perfecto ir equipada con atuendo playero porque la temperatura y el escenario invitaban a darse un buen chapuzón. Dejaremos esto para el próximo viaje a Portugal, así como la visita a la ciudad de Aveiro, también conocida como “la Venecia de Portugal”.

Y después de dar un paseo y fotografiar todas las casas del lugar, decidimos probar dos dulces típicos de la zona: “la tripa de Aveiro” y “la bolacha americana”. La bolacha es un barquillo crujiente que hacen al momento y que rellenan con tu ingrediente dulce favorito. La tripa es exactamente igual que lo anterior pero, sin embargo, al no dejar que los ingredientes se cocinen del todo se obtiene una masa más moldeable que recuerda a los típicos crêpes.

 

IMG_4992

 

Y así dimos por finalizado el tercer y mejor día en Oporto.

 

CUARTO DÍA

El cuarto día comenzó buscando alguna cafetería chula donde desayunar y a la que echarle el ojo para comprar más tarde unos pasteles de nata que hicieran más llevadero el viaje de vuelta al día siguiente.

Acto seguido pusimos rumbo a conocer la Catedral de Oporto (La de Oporto).

El origen de esta Catedral se remonta al siglo XII y, aunque empezó a construirse bajo el estilo románico de la época, se considera una catedral barroca. Además, debido a que los trabajos de construcción se extendieron hasta bien entrado el siglo XIII, también cuenta con elementos característicos del estilo gótico.

Por otro lado, la Catedral se encuentra en la parte más alta de la ciudad y cuyo mirador es perfecto para obtener las mejores vistas de Oporto. Desde él se puede observar el Duero, Vila Nova de Gaia y su ribera plagada de bodegas y el casco antiguo de Oporto con sus edificios decadentes y fachadas de colores.

Después de visitar la catedral, nos quedaba casi todo el día por delante y, como era el último, lo empleamos en recorrer a fondo calles, tiendas y bares.

Descubrimos la que creo que es mi calle favorita de todas las que vi en Oporto, la Rua Das Flores. Esta calle es alegre, fotogénica y colorida. Tiene un aire especial y mucha mucha vida. Desde pequeños cafés y restaurantes con encanto hasta tiendas de alimentación gourmet, pasando por comercios de artesanía popular o librerías cuyas montañas de libros llegan hasta el techo. Es decir, un largo etcétera de establecimientos en los que pararse, al menos, a contemplar.

 

20170817_105749 20170817_10555420170817_174957

 

Más tarde, continuamos en busca de algo que aún no habíamos probado, el bolinho de bacalhau. Y, aunque lo puedes encontrar en multitud de establecimientos, quisimos probar el del sitio más típico de Oporto, La Casa Portuguesa do Pastel de Bacalhau.

Obviamente, este sitio tan turístico cuenta con precios turísticos y eso se traduce en: buñuelo + vino = 9 euros.

Me pareció carísimo y más aún tratándose de una copa de vino que no llegaba al tamaño de un chupito. Pero mereció la pena. Además de estar buenísimo, el lugar era precioso y yo me hubiera quedado sentada todo el día comiendo buñuelos de bacalao con queso de oveja y copas de vino Oporto.

 

20170817_114536 20170817_113700 20170817_113128

 

Pero como eso no podía ser, continuamos nuestra ruta en busca de la famosa Librería Lello, cercana a la Torre de los Clérigos.

La empresa se creó a finales del siglo XIX pero el edificio que acogería a la librería no se proyectó hasta principios del siglo XX.

La Librería Lello es considerada una de las librerías más bellas del mundo por personalidades y entidades internacionales debido a su valor artístico e histórico.

Por otro lado, las escaleras de la librería también son conocidas en el mundo entero ya que sirvieron de inspiración a J.K. Rowling para las escaleras de Hogwarts en los libros de Harry Potter.

Por todo esto, acceder al interior de la librería no es imposible, pero casi. Las colas para entrar bajan por Rua das Carmelitas y doblan la esquina así que, desafortunadamente, tuvimos que pasar de largo y conformarnos con ver la fachada.

 

IMG_5021

 

Nuestra ruta nos llevó nuevamente al Mercado de Bolhão que ya visitamos el primer día. Pero esta vez queriamos verlo por la mañana y a pleno rendimiento.

La verdad que es un lugar para fotografiar. Me llamó la atención un puesto enorme de flores secas que a simple vista podría pasar desapercibido para cualquiera pero que toda buena instagramer sabría apreciar, ya que unas flores de este estilo dan el toque definitivo a las fotos de nuestra galería.

Y se ve que la anciana del puesto de flores me vio cara de instagramer porque me timó y bien timada, pero ¡qué se le va a hacer!

 

20170817_123908

 

Salimos del mercado rumbo a Praça da Liberdade y en busca de un sitio para comer que ya habíamos fichado los días anteriores. El sitio se llama Tamisa Lounge Buffet y no se caracteriza por su decoración ni encanto, es un lugar que ofrece menús, café y respostería de calidad a buen precio. No había que pedir más. Los precios de los abundantes platos van de los 4 a los 6 euros y el 1/3 de cerveza tan sólo cuesta 1 euro. Así que no había más que hablar, nos quedamos allí y acertamos.

 

20170817_133258

 

Después de comer fuimos hasta el apartamento donde, por primera vez en todo el viaje, dejaríamos a Ringo solo un rato. De esta manera, él podría descansar y nosotros tendríamos más libertad para ir a sitios que nos habíamos dejado atrás y cuya entrada con perros es prohibida.

Volvimos a la Rua das Flores para tomar café (y algo más) en un sitio bonito y continuamos visitando las tiendas de la misma calle.

 

20170817_105457

 

Para terminar el viaje, recogimos a Ringo y, antes de cenar, dimos una vuelta por la zona donde se encontraba nuestro apartamento (Bonfim).

Y al día siguiente… vuelta a la triste realidad.

 

20170817_195150

 

Como podéis leer, el viaje fue de menos a más según iba pasando el tiempo. No empezamos con buen pie, quizá la actitud tampoco ayudaba. Pero lo cierto es que Oporto ha terminado siendo una ciudad a la que sin duda volvería y que, por supuesto, recomiendo.

 

Y hasta aquí el post de hoy. Nos leemos pronto.

Os recuerdo que tenéis mi correo y redes sociales para cualquier comentario, duda o sugerencia.

Email: info@bagelstravels.com

Instagram: @bagelstravels

Instagram alternativo: @__newyorkstateofmind__

Facebook: Bagels&Travels

Twitter: @BagelsTravels

 

 

 

 

 

1 Comment
  • Mynoisysecrets

    Qué ganas de leerte tenia!! Un post genial!! Todo detallado perfectamente y las fotos son preciosas, estáis guapísimos los tres.

    La verdad que después de este post y el de Lisboa tengo ganas de conocer Portugal. En realidad conozco Miranda do douro que es un pueblo cerca de Zamora y es bastante coqueto.

    Espero con ganas tu siguiente entrada!!mil millones de besos!!

    3 septiembre, 2017 at 8:39 pm Responder

Leave a reply


Instragram – Bagels & Travels

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.